Entradas populares

miércoles, 22 de abril de 2015

San Jordi


San Jordi fue el héroe que venció a los dragones, por eso sigue estando vivo en nuestra cultura y tradición.

Todos sabemos que los monstruos pertenecen a nuestra psique, y que en nuestra alma tenemos el poder de vencerlos y combatirlos.

¿Cómo se materializan y de qué color son?

Se manifiestan cuando no podemos ver la vida con cualidades positivas. Entonces, el horror y el terror se apoderan de nosotros, enviándonos mensajes de caos y muerte. Ansiedad, nerviosismo, paranoias, irritación psíquica, histeria, furia, anulación, desprecios e incapacidad para asimilar el momento en que estamos, con sus manifestaciones físicas.

Es nuestra responsabilidad está el apartarlos de nuestra mente, para eso tenemos las espadas de luz (pensamiento lúcido), que no son otras que el amor, la comprensión y la tolerancia.

Lo irreal de los pensamientos son sus ralladuras. Si podemos observar que los dragones monstruosos pertenecen a nuestras carencias y creencias, los distanciaríamos y los disolveríamos para evitar su influencia nociva y destructiva.

La batalla de San Jordi es eterna, ya que por mucho que avancemos tecnológica y científicamente, las sombras y los miedos están ahí para ser combatidos. Si los percibimos como lo que son y los apartamos de nuestro cerebro, habremos ganado la batalla. Si los alimentamos y nutrimos dándoles el poder de gobernar nuestra vida, entonces cada vez se vuelven más grandes y feos. Pueden incluso adueñarse de nuestra identidad como personas, dejando de ser humanos.

Por eso hay que ser un héroe o un santo para enfrentarnos a nuestros pozos oscuros y temibles. Hay  que pedir al cielo que nos inspire para no ignorar que las leyendas son reales.

Tenemos mucho potencial de energía psíquica y el empleo que hagamos de ella,  es responsabilidad nuestra.


 A favor de los pobres dragones hay que decir que, en otras culturas, son los mensajeros de los dioses.
Publicar un comentario