Entradas populares

miércoles, 18 de febrero de 2015

O

Así encontré a O, en diciembre y pensé, que si este año había elegido el armario para hibernar,  pues por qué no le iba a dejar descansar en paz y a oscuras los meses de inverno. Era una novedad porque los años anteriores se lo pasaba en su pecera. Es verdad que desaparecía durante un tiempo, pero si le sacudía un poco... reaccionaba. Durante éste mes y medio, de vez en cuando abría el armario y veía su caparazón, ahí colocado...quieto. Pero el otro día, me dio por tocarle y estiró una pata. Le dí la vuelta y estaba dormido profundamente.  Lo raro es que la pata se le quedó tal cual, y esto me chocó. Aunque parezcan que están muertos, si les tocas patas, o cabeza hacen una pequeña contracción, y esta vez no la hizo. Me preocupo,  y le saco. Veo todos los vídeos de you tube que hablan de cómo despertar a las tortugas. Le meto en la bañera con agua muy caliente y nada...lo meto en su pecera y flota.
Esta mañana a medio día, ya le he dado por muerto. Los ojos se le veían mal... el resto, normal, estático.  Le he envuelto en un trapo de hilo, le he puesto un narciso que tenía secando y lo he llevado al río. Cornelía feliz porque hacía tiempo que no iba, además 3 perros enormes le han echo correr un rato. Nos hemos ido a la altura de la Necrópolis de Tarragona. He pensado que si allí estaban los sarcófagos de los romanos, sería un buen lugar para empezar el tránsito a la no vida o vida existencial de tortugo.  O, fue un muy buen compañero de piso y maestro especial de gimnasia pasiva, y del alimento de la luz. Sí, la luz solar, en su versión directa, indirecta y sombra. Durante según que lunas llenas en verano lo pillaba haciendo vela. Uff, ha sido precioso poder tener tiempo para contemplarlo. Menudas exhibiciones de fuerza aparentemente pasiva, pero totalmente consciente de su estado físico. Abdominales increíbles y como era macho además le gustaba que le mirara. Esto se sabe, porque lo hacía todavía mejor. Miles de posturas zen o chi o mudra. Mil conexiones energéticas para llenarse de vida.

Ay, que cosa... ! no está en casa, pero cómo nuestra relación ha sido de retina quieta, a cuerpo quieto, tengo la segura impresión de que a O, no lo olvido. Cómo tampoco olvido al difunto gato López, otro gran colega. Con el gato López, aprendí la meditación extracorpórea... je, ahora lo relaciono, los dos han sido maestros opuestos... "fuera y dentro" del cuerpo, Qué bueno... y qué agradecida estoy de haberlos conocido y convivido con ellos. La historia del López, acabó de una manera absolutamente irracional, casi rozó la locura, porque ....  stop. Hoy no toca contar la historia gatuna, toca  RIP, por O... que navega hacía el mar (esto es literal),  y allí ya ... ni idea de lo que le pasará. Era de agua dulce por lo que va a reaccionar seguro con la sal. Así es la vida..........................................................................................................a..................................!
Publicar un comentario