Entradas populares

lunes, 2 de febrero de 2015

Humor y amor vitaminado.

Unas palabras de Maravilla Sáez García, cercando y acercando vitaminas...

PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE BEGOÑA CEBRIÁN: VITAMINAS PARA EL CEREBRO. 30-1-2015
La Asociación intercultural Puentes, en espera de adecuar su propio local, ha organizado en el Centro social municipal de la Part Alta la presentación del libro de una de sus socias. Como era de esperar del talante de estas gentes, la cosa se desarolló en un ambiente comunicativo, desenfadado y risueño.
Begoña Cebrián , aunque alegre y dicharachera,reivindica el silencio. El silencio exterior e interior para oir y escuchar los chisporroteos de las propias neuronas; para iluminarse con la propia luz; para ver la auténtica realidad; para comprenderse y sentir la existencia. El silencio es fundamental para crear, eso lo sabe cualquiera que sinceramente lo haya intentado alguna vez.Leo: "En el silencio estamos solos y en esta soledad está la casa de oro. Una morada con espacios abiertos donde la creatividad arde dentro".

Begoña es lo que ha hecho. Tras sumergirse y refocilarse en el más hondo Silencio ( sacralizado con mayúscula), ha escuchado los chisporroteos de sus neuronas y los ha traducido en frases, aforismos y relatos que vuelan libres cual pájaros con la generosa intención de llegar a cerebros hermanos y juntar chisporroteos. De hecho,esta es la función profunda de la literatura,el arte y toda auténtica comunicación humana. Los chisporroteos neuronales de cada cual van de cerebro en cerebro alimentando, aunque a veces también ensuciando de baladíes y funestos ruidos . Hay que adentrarse en el Silencio para distinguir los chisporroteos que nos sirven de alimento, de los superficiales ruidos.Los chisporroteos hermanos que alimentan el propio pensar, de los chisporroteos invasores que anulan esa función con su preparado pre-cocinado a base de llamativos y falsos saborizantes. Los humildes chisporroteos de Begoña son sustanciosos y revitalizantes. Ofrecen con gracia y poesía la sabiduría que su cerebro logró alumbrar en la oscuridad del "Silencio conectado a la conciencia de la la Nada".

Leo: " Silencio para no sentir ni pena ni rabia, ni amor,ni odio, Silencio conectado a la conciencia de la nada". Entregada en el Silencio la autora muere y renace. Desde la conciencia de la Nada se puede comprender el Todo y estar dispuesto a la vida y al amor. Pues sólo se es capaz de amar tras haber logrado barrer a golpe de silencio los ruidos internos de los sentimientos acumulados que nos enturbian el entendimiento.Zambulléndose en el silencio, la autora, es decir cada uno de nosotros,se " transporta a un lugar sin tiempo,sin palabras, sin expectativas, sin reproches ni alabanzas".Voy leyendo el pequeño libro de 78 páginas sorprendiéndome y re-conociéndome (con guión en medio, como le gusta a Begoña) en estos chisporroteos hechos palabras de una mujer entregada ,con audacia, ingenuidad, humor y resolución,a la aventura de pensar y entender por sí misma. 

Yo diría que este es un libro de misticismo existencial. Un personal canto espiritual en el que el yo, buscando adueñarse de su conciencia, la alcanza junto a una cierta condición divina al conseguir convertirse en "nadie". Y el logro de ser "nadie",es decir, "no habilitado por el sistema "permite "entrar en contacto con la Verdad ". Yo diría que este es un pequeño y precioso libro filosófico, fácil y divertido de leer y lleno de sugerente poesía. Me ha gustado y desde aquí os lo recomiendo.

En el acto de presentación se leyó el divertido relato con el que arranca el libro y se charló distendidamente con la autora. Bebimos y comimos deliciosos "malinki" búlgaros preparados por Nadia, y finalmente Ljuba tocó con su violín música de Vivaldi y una malagueña en honor a Guillermo. Hay seres humanos que gracilmente construyen los más bellos puentes...




Publicar un comentario