Entradas populares

miércoles, 21 de enero de 2015

"La voz a ti debida" de Pedro Salinas...

Hay poemas que pueden fijar un cambio en los valores con que queremos vivir la vida...
Hay poemas que llegan tan hondo que abren el alma a realidades intuidas...
Hay poemas que simplemente te muestran cómo llegar a conectar con la esencia humana escondida y hablar de amor. De un amor, inconcreto, quizá un amor interno, soñado y sincero... supongo que es el amor de  almas transparentes que ya se han quedado vacías...Vacías de todo lo que "nos echaron antes de nacer..."

Este poema, lo llevo encima desde mi época de teatro y no lo olvido, ... Si me pierdo, lo recuerdo una y otra vez... viene a la mente cuando estoy "dormida". La voz a ti debida,,, me ha hecho preguntarme tantas veces, para quién o para qué he de desprenderme de lo que me ha construido o de lo que me construye día a día... ??? Te des personalizas, te vuelves ligera, despreocupada como un niño en su locura.Y después de mucho atravesado, perdido o abandonado,  te encuentras casi frente a frente con esa  voz y es la de dentro, la interna, porque sabes que nadie te va a descubrir a menos que tu te encuentres.  Ahora empiezo a saber, por no decir que ya sé,  que era esa voz la que me hablaba, la que me quería suya. Una voz espiritual, que me sorprende, porque siendo mujer, es masculina...será porque el cielo es masculino y la tierra femenina?, y el espíritu es al cielo, cómo lo es el alma a la tierra?... 


LA VOZ A TI DEBIDA
Versos 494 a 521
Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!
Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
«Yo te quiero, soy yo».

autógrafo


Publicar un comentario