Entradas populares

domingo, 14 de diciembre de 2014

Un rey con "clase".


Ayer por la tarde, quedé con el penúltimo de los sobrinos. Le ha tocado hacer de Melchor en la representación de navidad de su colegio, y el traje se lo había pasado un amigo suyo que el año pasado le tocó hacer se San  José, así que teníamos que darle la vuelta cómo fuera. La tia b, sabe lo importante que es para este preciso sobrino ser Melchor por unos momentos. Con el comparto desde hace años una particular versión sobre estos 3 reyes sabios . Porque curiosamente a él no le entusiasma eso de la cabalgata y los regalos, a él le entusiasma saber quienes fueron.Hace preguntas, a las que respondemos con imaginación y libertad.  Por el momento ya tenemos asociado que  Melchor podría haber sido un  Pitágoras,  Gaspar lo relacionamos a  Lao tse, a Baltasar con Mandela y tenemos uno nuevo ( en el roscón del año pasado, salió un rey moreno, con una especie de yelmo), al que le hemos atribuido el nombre de rey del desierto...y que por cierto después de lo de Gaza, lo tuve reflexionando un buen rato. Bueno el caso es que lo conseguimos. Me lo llevé a un chino donde hay cosas diferentes y en seguida encontré la solución. Un cuello y unos manguitos de (armiño o petigris), una corona con tres piedras preciosas (rubí, zafiro y esmeralda). El cofre se lo "choramos" a la abuela... ya de pequeña me gustaba y como la abuela lo conserva todo, ahí que lo encontramos. Es el perfecto para darle más peso al personaje, porque el cofre pesa de verdad.

Sus padres encantados, porque ya se veían teniéndole que comprar el disfraz de rey al niño, el señor del chino contento porque hizo una venta de 9,48€ , cuando lo habitual para ellos es no pasar de 3, la tía b feliz por ver lo satisfecho, serio y guapo que está "el sobri" interpretando a uno de sus reyes favoritos y Cornelia moviendo el rabo a lo lejos asombrada por ver a su compañero de ir a buscar la bola con un traje largo, y pelos cómo los suyos en el cuello y en las manos. 

Ahora sólo queda esperar al viernes y ver qué ocurre a las 15h...  Se sabe bien el texto, le gusta el personaje, se siente bien con el traje y le súper importa el momento... dentro de su mundo infantíl, el teatro, es importante. Para los adultos que respetamos el género, también. 

Cuándo me iba, el sobrino, me regaló un "Balti" que tenía repetido en su "Belén" y me dijo, tía, llévatelo a tú casa, y que charle con el resto... qué tu sabes hacer que hablen!!!!





Publicar un comentario