Entradas populares

martes, 23 de septiembre de 2014

Catorze.cat: De Leonard a Leonard


Espero que a L. Cohen, no le importe que haya cogido esta canción "Blue raincoat", para que me marque el ritmo de mi actual trabajo con las letras.

Toco fondo cómo él en esta canción. Las letras suenan dentro mío con una ternura desgarradora. Hay veces que el dolor, la rabia e incluso el odio... se transforman alquímicamente en AMOR. Un amor fuera de afectaciones, un amor que abraza lo más duro y penoso de nuestra realidad. Un amor, lleno de dulzura, de perdón y compasión.

De acuerdo que bajas y bajas,,, para luego subir. Y ya digo que a quién no le guste esta música, que no me siga ni me abra. Porque así escribo, así siento y así soy. 

Una mujer que para escribir desde el silencio se convirtió en Tigra Siberiana (12 años) y que para escribir sobre la calle se convierte en Coyote Wolf!!!! Amo la libertad del espíritu por encima de cualquier beneficio personal. Esto poca gente lo entiende, pero es así, qué mas da! 

domingo, 21 de septiembre de 2014

Formas y fondos

Reflexión de ayer en una entrada abierta a contemplar el presente de la mujer en el mundo islámico. La fotografía es una fila de mujeres vestidas con un burca azul de algodón recio.

"Nunca entenderé a los que velan, encierran y someten a la mujer, a lo femenino, por el puro placer de ocultar su fuerza y su poder! Dios, qué pena de involución!
Los ataudes blancos o azules... no nos gustan para nada, y menos impuestos por un espíritu especializado en terror!"




El espíritu del encierro femenino aparece cuando el espíritu masculino pierde el control y con la escusa de "la virtud "... Y su protección extrema,,, fanática y chiflada., obligan a lo femenino a una sumisión que enferma y deforma la realidad humana.


Escribo esto y a la vez soy de esas mujeres que se auto-coloca " el burca" , cuando lo necesita.  Es un gesto que invita directamente a ver sin ser vista... en ese anonimato hay una libertad de visión y pensamiento mucho más amplio. Ves sin recibir la proyección del mundo exterior. Contemplas sin recibir ondas cargadas con deseo de posesión íntima. Puedes liberar tú imaginación y caminar sin tener que estar en guardia todo el santo día.


Mi burca, es transparente. Las mujeres somos lo suficiente mente inteligentes para elegir cómo y qué queremos ver, o cómo y por quién queremos ser vistas. Por eso duele mucho, qué el mundo masculino radical lo dude y obligue a su uso externo. Forzando ese uso sin tener en cuenta que su forma daña, asusta e incomoda. Además el hábito no hace al monje ni el burca a la mujer pura en esencia. 


Una forma que  estrangula, no libera.  Mata, enferma o enloquece al obligado a contenerse en ella. 


En occidente seguimos batallando con esterotipos, o prototipos sobre la quinta esencia de lo que se entiende por hombre o mujer. Seguimos intentando definirnos para poder contenernos y comprendernos, y quizá dentro de poco, ya ni discutamos el tema y nos incluyamos en un género común. El humano. ¡Ojala! 







lunes, 15 de septiembre de 2014

martes, 2 de septiembre de 2014

3 expresiones, 3 colores, 3 temas

1
Mi delantal favorito... el de la creatividad


2
Tritón saludando a la vida de hoy


O, mi tortugo bailando en círculos y la calavera con dientes contenta       3