Entradas populares

viernes, 31 de mayo de 2013

Fin del 5

Hoy acabamos el mes de mayo. Este año ha sido muy cambiante. Recuerdo haberme mojado con el agua del mar sobre el día 7, y después otra vez a febrero o marzo. 

El agua de la pecera de O, mi tortugo, está transparente y eso me alucina. Con la luz de primavera siempre se vuelve verde. ¿Cómo influye la temperatura en el color?... no sé. Esta es una de las preguntas del mes.

La luz tiene la intensidad, la fuerza de primavera, sin embargo los colores y el tono es de bajo tierra. He tenido fuertes reacciones en los ojos. La dilatación y contracción de las pupilas según la luz, me hace bailar por dentro.

Los "malos aires", circulan por doquier. A mi me han tocado dos. Tos y ciática. Los dos "malos aires", me han hecho aquietarme. Cuando hablo de quietud, me refiero a ese estado de no mover ni un pelo. A lo estatua. El estado estatua, es el único que me ayuda a tener control sobre la inercia tanto en alimentos, como en pensamientos, como en movimientos. Soy igual de callejera y sociable que mi perrita Cornelia, pero la salud y la vida me quieren quieta. Muy quieta. Tremenda-mente quieta.

Cada paso que doy en la calle, está medido y pensado. Lo del salir, por salir y a ver que pasa... peligroso. Los dos "malos aires" que he cogido han sido por confiarme. A la que me olvido de mi hiper-sensibilidad térmica, la pifio. 

El ánimo ha sido bueno. El humor, malo. Los enganchones ciáticos, te ponen del nervio. Para sostener el dolor nervioso, el sistema emocional no admite ninguna tontería. Puede que me vuelva tajante, y es que de normal tengo una naturaleza permisiva. Así que de vez en cuando experimentar los NOes, rotundos sienta bastante bien.

Contenta con la visión de trabajo. Estoy activa, dentro del pasivo. A nivel económico he tenido dos (menos gastos), importantes.   Con la economía a céntimo, los menos gastos son grandes ingresos. 

Poco a poco. Paso a paso. Prudencia, paciencia=potencia.

Me encantó, el nuevo refran térmico... hasta el 40 de mayo no te quites el sallo y hasta San Fermín con bufanda y calcetín. Esto es lo mejor de nuestro carácter español. El humor sano frente a lo que nos sorprende. 

Publicar un comentario