Entradas populares

jueves, 14 de febrero de 2013

kaotao, por el morro



Buenos días Pollo mutante, ¿qué tal la semana?, yo reafirmo, la bronca está en la calle.

En dos semanas, casi desaparecemos del planeta.

 A Tí,  tú vecino de rellano, te asalta en casa. Rompe la cadena de la puerta y te patea. Tú, sabiamente, le llevas, como puedes a la cocina. Coges un cuchillo y le marcas la cara. Desmayo, policía y YA TIENES POLLO, para rato.

A, mi, hace siete días, a las 6.30pm. Me llaman a la puerta. Abro la puerta y veo que el padre y el hijo de enfrente tienen bronca gorda. Entro. El padre agotado, lleva dos horas reduciendo a su hijo. Los dos de complexión fuerte y muscular. El hijo expresando un brote de angustia x frustración y ansiedad.

Energía emocional del hijo, destrucción y ganas de tirarse por el balcón. En  una hora y media, acabo de reducir al hijo, con la palabra y los brazos. Pido auxilio al 012. ambulancia y mossos de escuadra (real-mente eficaces). Se llevan al hijo, su madre le acompaña. Tranquilizo al padre en mi casa. T Sunami controlado. Cada uno a su casa.


Desde entonces, tú eres badman yo spiderman. Sin comerlo ni beberlo, dolor, ansiedad, miedo, superpoderes para poder aguantar lo que tenemos en las puertas de en frente.
En tú caso, has de vivir con el joker enfrente tuyo... yo con un t sunami potencial en el 3º-3ª.

Tu bad-man, cansado, pero en forma. Esta vez, no permite que le ingresen. busca soluciones a su conflicto.

Mi spiderr-man, después de la contracción literal de todo el torax (esternón, costillas, brazos y manos) a los dos días, decide. 

¿nos jubilamos?

Prohibido, preguntarnos el por qué a nosotros, semejantes pollos.
Risitas, por la imagen de nuestros desgraciados destinos.
Sin lágrimas, pero con aullidos. Estamos viejos para tanto kaosss.
¡ojo, con los super-poderes! qué te los conceden y luego pasa lo que pasa. ay, ay, ay!

Querido badman, los días siguen y la bronca del otro día se repite. Entran las dos vecinas, pidiendo auxilio a mi casa. Lloran, berrean, las calmo, las devuelvo a su casa. A ti, te acompaño al hospital. Tienes dos dedos machacados por defenderte de tu vecino.... no, no preguntemos si esto es normal o a-normal.
Pongamos límites... los ponemos.

Ahora tengo un ataque de ciática... la historia se repite. El absurdo nos persigue hasta en los rellanos.


¿nos jubilamos?, ¿podemos?... no lo sabemos. Cada vez que pedimos tiempo, el tiempo nos sorprende ...
¿qué le vamos a hacer?... somos dos pollos, broncasaurios, milenarios, apaleados, pero muy divertidos...

Nos siguen imaginado, por eso existimos... sé que manda huevos y que los pollos son la descendencia de los dinos.  Es así nuestro destino... pero que paren ya, los vecinos!



Publicar un comentario