Entradas populares

miércoles, 30 de enero de 2013

Salud... la salud es el regalo más grande que nos da la vida. Le llamo, "regalo", porqué tener salud es no tener que gastar en ella.

Hoy, se está empezando a pedir cooperación a los enfermos. ¿Cómo se coopera con la salud?, pues co-responsabilizándonos con ella.

De normal, nuestra cultura nos hace pasivos frente a la enfermedad. Simplemente vamos a un profesional y le damos a él, nuestra confianza para que nos resuelva el problema.

Parte de la medicina alternativa, enseña a prestar atención a nuestro (sistema operativo).  Aprendernos, conocernos, saber nuestro potencial y nuestras limitaciones. Sí, es lo que los griegos decían... conócete a tí mismo. ¿Esto es salud?... claro que si. No hay nada más insano que ir en contra de nuestra propia naturaleza. Y esta actitud, sabe ((())) por qué, es  frecuente en nuestra sociedad.

Modelos de físicos sanos, modelos de emociones sanas, modelos de personas sanas, modelos de pensamientos sanos.... Sí, pero el modelo no suele enseñar su parte (no enseñable), así, que podemos mirarnos en espejos limpios... sabiendo que no acaban de ser reales. Por eso nos ponemos literal-mente -"malos".

La confusión, es otra forma de enfermedad occidental. Opera en todos los niveles, es el virus más peligroso de nuestro sistema orgánico-operativo. Otra gran enfermedad que genera enfermedad, si no sabemos trabajar con ella.

Así que ya tenemos dos orígenes que nos llevan directa-mente a la no salud.

Anular, desconocer o ignorar nuestra naturaleza.
Confusión global por imitar modelos de salud.

Me importa el tema de la salud, porqué sé lo que es no tenerla desde la infancia. Paso el 50% de mi tiempo, digirendo diagnósticos... qué van cambiando con los años.

He tenido que batallar desde el reuma infantíl con el que nací, hepatitis, fiebre reumática, células malas en el útero, una depresión severa ...de todo esto he salido.!!!!!  y cuido de no repetir, aprendí cómo me enfermé y cómo salí. Así que tengo mi base de datos al día.

Hoy me han diagnosticado una EPOC.  Esto es crónico, pero estoy convencida de que igual que aprendí a solucionar otros diagnósticos y otras etapas conviviendo directamente con las enfermedades, también sabré hacerlo con esta.

¡ah!... a los veintitantos... invertí 5 años en aprender herramientas de lo que se llama medicina alternativa, ya que la tradicional, sirve... pero no enseña a hacerte responsable de lo que uno tiene enfrente, dentro y en lo alto... he trabajado y trabajo como terapéuta. Sobre todo el tema del dolor, en casi todos los niveles. Al fin y al cabo es un síntoma común a toda enfermedad.

reciclage de un mantel de 1930


jueves, 24 de enero de 2013

El principio

La comunicación es un tema pendiente.

En el año 2001, experimenté el silencio en medio de una gran ciudad. Trabajé intensamente. Letras, absurdo, pensamientos chispeantes, historias "sana,sana", algún disparate y sobre todo una concentración espectacular.

Me enamoré del silencio y me fui a vivir a un pueblo de mar. Allí descubrí el lenguaje de los colores, del agua, del viento, de las rocas y sobre todo el lenguaje de los pescadores, obreros, abuelas y niños... monté una escuelita para ellos.

Junto con los colores, aprendí la fuerza de sus emociones y empecé a pintar. Sin saber, con material escolar y con ganas de sacar la fuerza física que requiere la brocha, los lápices o los pinceles. 

El viaje seguía exigiéndome más silencio. Caminé durante días, y días, regalando dibujos y escritos a la gente y a las casas dónde dormí.

Otro cambio de destino, Tarragona. Cambié el trabajo con los niños, por el de deficientes psíquicos. !Otro gran lenguaje!

Después me quedé callada. Es otra forma de comunicación. Quizá la más extraña que he experimentado. Cambió el sentido del tiempo, perdí los registros adquiridos, tampoco la historia tenía importancia... Muda, durmiendo despierta y viviendo dormida... solo tenía lo que llaman conciencia, que me decía... vive dentro de lo no comprensible y comprenderás el lenguaje más complejo de todos. El tic, tac del corazón... el sonido de la vida, lo más simple. Lo más vacío, lo más aterrador y a la vez lo más alucinante.



Luces dentro de la casa en obras! esto es kaotao!